Coronavirus Finanzas Personales

Coronavirus: Cómo mantener las finanzas personales a salvo de la crisis

Según especialistas en finanzas personales es momento de que las familias guatemaltecas elaboren un presupuesto de “crisis” para poder enfrentar la emergencia sanitaria del coronavirus.

Alex Gudiel, director del movimiento Zona Cero que ayuda a las personas a manejar mejor sus finanzas personales comparte la necesidad e importancia de establecer cambios en la economía que les permita a las familias salir a flote de la emergencia.

El especialista explica que para poder reestructurar el presupuesto se necesitan plantear objetivos, límites y prioridades.

Existen cuatro tipos de presupuestos el de crisis, el de guerra (día a día), el real e ideal.

En opinión de Gudiel en este momento es conveniente establecer el presupuesto de “crisis”, y la idea principal se basa sobre dos ejes:

  1. Evitar caer en una crisis mayor y quedarse desabastecido financieramente, es decir, perder liquidez.
  2. Y responder a la pregunta cuánto es lo mínimo-priorizado que necesita para vivir.

Pasos para elaborar un presupuesto de crisis:

  • Determine el nivel de ingresos mensual actual durante los próximos dos meses.
  • Evalué cuál era su ingreso mensual antes de la crisis.
  • Reste el ingreso mensual que ha perdido.
  • Ahora lo más importante sume los ingresos provenientes de nuevas fuentes de ingreso.
  • Priorice necesidades esenciales.
  • Retrase gastos no esenciales.

Luego, asuma dos compromisos por escrito junto a su familia:

  1. Primero comprométase a vivir en su nuevo ingreso (el cual es temporal y de corta duración).
  2. Segundo, y muy importante, comprométase a no incurrir en nuevas deudas.

Para mantener un presupuesto de crisis es necesario enfocarlo en las necesidades esenciales las cuales son:

  1. Alimentación
  2. Servicios de casa
  3. Salud
  4. Transporte
  5. Retrase los gastos no esenciales. Por ejemplo, compra de ropa, celebraciones, mejoras en la casa, porque en esta etapa se busca tener la mayor liquidez.

Reestructurar las deudas

Seguramente esta es la mayor preocupación para muchos, afirma Gudiel, pero se debe partir de la premisa de que “toda deuda se paga, y lo que se necesita es hacer una estrategia”.

Independientemente de la estrategia nacional para la reconversión y ajustes de deudas es necesario tomar decisiones:

  • De ese presupuesto de crisis saldrá un dato importante que es la capacidad de pago de deuda, no es el 30% que se acostumbra a usar para cuando dan un crédito, es la capacidad de la persona, y este puede ser en este momento menor o mucho menor a ese 30%.
  • Cuando le sea posible acuda a la Superintendencia de Bancos a revisar su récord crediticio, para comparar la deuda con la institución bancaria en donde asumió un compromiso.
  • Con el dato de su capacidad de pago acuda a la institución bancaria y replantee su deuda.
  • Algo importante es ver si puede reducir la deuda capital, esto lo puede lograr vendiendo algo, antes de negociar su deuda.
  • Tome en cuenta que, al momento de renegociar la deuda, está tomando la decisión de unir capital e interés y todo se vuelve capital más los intereses de la nueva deuda.

En opinión de Mónica Gramajo Quemé, economista y especialista en finanzas personales las personas deben tomar en cuenta la tasa de interés que le ofrecen, también el plazo para pagar y la garantía que le soliciten, luego recomienda evaluar si puede hacer frente a las cuotas a pagar de manera mensual, porque, además tendrá que cubrir los pagos de servicios básicos.

Gramajo hace un llamado a las familias para que puedan tomar las mejores decisiones y superar este momento:

  • Mantener la calma y evaluar de manera transparente la situación familiar.
  • Limitar su consumo en lo mínimo necesario.
  • Eliminar gastos hormiga, no se deje llevar por ofertas y promociones en línea que en este momento no son artículos de primera necesidad.
  • Elabore recetas nutritivas que incluyan frutas y verduras, reduzca las porciones porque afecta la falta de actividad física.
  • Resuelva el problema financiero, porque le puede generar estrés emocional, confusión, pérdida de control y confianza.
  • No compre por pánico, no acapare productos, y mantenga claras sus prioridades.

Fondo de Emergencia

En opinión de Eduardo Palacios Lima, asesor en finanzas personales y de familia, el dinero o bien se gasta o se invierte. Se gasta si lo que obtiene trae poco beneficio y por poco tiempo. Pero, si lo invierte obtendrá mucho beneficio y por mucho tiempo.

La libertad financiera viene de vivir comprando al contado, gastando de acuerdo con lo que estableció en su plan de gastos, y guardando siempre un porcentaje de sus ingresos para poderlo invertir más adelante en bienes que generen ingresos.

“Se comienza apartando una cantidad que sea fácil y cómoda de guardar para uno, y que aun así nos quede lo suficiente para cubrir necesidades, pagar obligaciones, darnos nuestros gustos y adquirir comodidades”, refiere el especialista.

Según Palacios, cuando las personas piensan en empezar a ahorrar una parte de lo que ganan, encontrarán muchas razones para no hacerlo pensando en todos los gastos que tienen que cubrir. Pero el primer paso es empezar y en el camino todo se irá acomodando.

“Mientras más dinero aparte y acumule, más dinero dispondrá para invertir o para cubrir imprevistos o casos de emergencia como la situación actual del coronavirus”, expresa Palacios.

Fuente: Prensa Libre

Volver arriba